delito penal económico

DELITO PENAL ECONÓMICO

el delito penal económico.  cómo puede un letrado experto en este área ayudar a la mejor resolución de estos problemas.

El abogado experto en Derecho Penal Económico va a actuar en procedimientos penales, bien sea ante los Juzgados o bien ante la Fiscalía, y lo hará en defensa de los intereses de sus clientes que pueden ser tanto las víctimas de un delito penal económico como los acusados de tales conductas.

Es importante, empezar por la definición, o humildemente, por una aproximación al término del delito penal económico. Existen unas determinadas acciones delictivas que se pueden considerar delito penal económico y otras que no. Así de sencillo lo plantearemos. Es nuestro Código Penal, quien define o excluye como delitos económicos las distintas acciones delictivas.

Por lo tanto, acudimos al Código Penal para entender qué es un delito penal económico, y nos dice:

Un delito económico es todo aquel que esté recogido en el Título XIII del Código Penal español dentro del epígrafe “Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico”

A lo largo de 70 artículos, el Código Penal nos va a decir cuáles son esos delitos económicos y va a aportar información técnica muy necesaria (condenas que se preven para cada uno, características y circunstancias propias del desarrollo de cada uno etc.)

La tipología de delitos penales económicos que recoge nuestro ordenamiento jurídico es verdaderamente extensa. Heterogénea con un punto en común, su condición de tal. Antes de abordar la cuestión de la tipología, vale la pena recalcar algunos elementos comunes claves y presentes en la casi totalidad del delito penal económico. Podríamos decir que son:

  • Intencionalidad. Se requiere voluntad expresa y consciente para cometerlos.
  • Lucro. El sujeto percibe siempre un beneficio claro en detrimento de otros a los que perjudicará.
  • Engaño. Suele obtenerse el beneficio ilícito, en base a una conducta que parte del engaño. Lógicamente no se hace a la luz de los hechos ni en aras de una gran transparencia, como ustedes ya suponen.

Esa intencionalidad y ese lucro añadidos a la manipulación o engaño necesarios para llevarlos a término hacen que el delito penal económico necesite como pocos de la asistencia de un letrado experto en la materia tanto si se es víctima como acusado. Los delitos penales económicos casi obligan a ir a por un profesional altamente especializado por ejemplo es el caso del delito societario; el fraude fiscal; las defraudaciones o incluso el blanqueo de capitales. Se necesitan investigaciones realmente muy complejas en el trabajo con este tipo de delitos. Para hacerlo todo un poco más complejo, el delito penal económico suele abordar la cuestión de la responsabilidad penal de las empresas, las sociedades mercantiles… en general de las personas jurídicas». 

COMPLIANCE. AYUDA ANTE EL DELITO PENAL ECONÓMICO.

Y es que, como nuestros lectores ya conocen, precisamente esa depuración de responsabilidades penales en el ámbito de las empresas (personas jurídicas) ha dado pie a la implantación en España del Compliance.

 

DELITO PENAL ECONÓMICO. ALGUNOS CASOS.

Ahora vamos a enumerar algunas circunstancias, tipologías de delito penal económico para que arrojen luz sobre todo lo comentado en los párrafos anteriores. Seguro que muchos les son conocidos. No hay más que poner el telediario ¿no es cierto?:

  • Delitos contra el mercado.
  • Delitos fiscales o delitos contra la Hacienda pública.
  • Delito contra el consumidor.
  • Abuso de información privilegiada con ánimo de lucro.
  • Corrupción pública o privada.
  • Delitos contra el patrimonio.
  • Fraudes, estafas y engaños.
  • Insolvencia punible (Alzamiento de bienes)
  • Hurto y robo.
  • Extorsión y usurpación.
  • Administración desleal de patrimonios.
  • Delito de apropiación indebida.
  • Fraude en suministros (luz y agua, gas etc.)
  • Daños a la propiedad ajena
  • Delitos contra la propiedad industrial o intelectual
  • Espionaje industrial.
  • Falsedad contable.
  • Daños al patrimonio histórico
  • Asignación fraudulenta en subvenciones, becas, concursos, premios…
  • Especulación intencional de precios por suministro (alteración de precios)
  • Falsa información en productos/servicios comercializados (publicidad engañosa)
  • Facturación falsamente elevada.
  • Fraude competitivo
  • Receptación o complicidad
  • Financiación ilegal.
  • Delitos contra la Seguridad Social
  • Falsificación de dinero
  • Cohecho
  • Muchos más.

Lo cierto es que cada vez se tramitan por lo penal un mayor número de delitos económicos. Con la última reforma de nuestro Código Penal pueden ser investigadas (antiguamente imputadas) y acusadas también las empresas, con lo que el abanico de casos que llega a la vía penal por índole económica es mucho mayor que antes.

 

 

CALL NOW
+
Call me!
A %d blogueros les gusta esto: