La actividad inmobiliaria actual es una cuarta parte de la registrada en el boom

Pese a la recuperación inmobiliaria en nuestro país, la actividad está todavía lejos de los niveles medios que tenía hace cerca de una década, según datos de Euroval. Considerando diversos indicadores como las hipotecas, las compraventas o los ingresos y gastos de construcción, en 2004 el índice era igual a 100 y para 2016 sería 20 a nivel nacional. Y un indicador clave que refleja esta caída es el de las tasaciones sobre viviendas, aún en niveles muy inferiores a los de 2006.

En concreto, en 2006, se realizaron 1.399.200 tasaciones frente a las 625.000 en 2016. La comunidad con mayor número tasaciones en 2016 fue Andalucía, con 129.200, seguida de Cataluña, con 120.400, Comunidad de Madrid, 85.300, y Comunidad Valenciana, 76.700.

Otro indicador de referencia que explica esta situación es la oferta de viviendas, que también este periodo muestra una marcha paralela a las tasaciones. Además, en este caso las conclusiones de Euroval destacan el “comportamiento anómalo” de la demanda de vivienda en España, pues “se observa, pese al importante ajuste de precios, una débil demanda ante la incertidumbre de la economía y el empleo. La persistencia de este hecho lleva a un retraimiento importante y generalizado en la oferta de nueva vivienda”.

Mientras hasta 2010 las tasas anuales de crecimiento del parque de viviendas en nuestro país lo hacían a ritmos del 5%, para todo el período 2006-2016 este crecimiento ha sido únicamente del 8,9%. Los datos de la tasadora Euroval también señalan que este débil crecimiento se ha concentrado, sobre todo, en las viviendas principales, que han pasado de las 15.0429.540 unidades en 2004 a las 18.968.955 el pasado año. Los análisis de Euroval también constatan que la caída desde 2004 en el número de visados de dirección de obra nueva ha sido del 90,8%. Por comunidades, este retroceso oscila entre el 82 y el 93%.

El último indicador que analiza Euroval es la evolución de las viviendas iniciadas y terminadas en nuestro país, para concluir que la comparación de ambas magnitudes pone de manifiesto el fuerte contraste entre la situación pre crisis y la actual. Si en 2008 las viviendas terminadas estaban en torno a 536.600, casi el doble que el número de las iniciadas ese año, en 2016 estas cifras fueron, respectivamente, de 50.351 y 34.351 unidades. “Es de suponer –concluye Euroval– que el flujo de entradas de viviendas en el mercado tenderá a aumentar al menos en los próximos dos años”.

Por comunidades autónomas, el índice que ha elaborado Euroval varía. Como recordamos, si tomamos 2004 como periodo de referencia (valor igual a 100), el índice para 2016 sería 20 a nivel nacional. A nivel de las respectivas comunidades autónomas, las diferencias respecto al año de referencia son igualmente drásticas, si bien varían notablemente entre ellas. En Andalucía, por ejemplo, el mencionado índice de actividad inmobiliaria sería 13, el mismo que para la Comunidad Valenciana, pero cinco puntos por debajo del de Cataluña (18) y seis del de la Comunidad de Madrid (19). El territorio donde la recuperación de esta actividad ha sido mayor es Baleares, con un índice para 2016 de 45 y un acumulado de 28 puntos solo desde 2014.

Euroval
CALL NOW
+
Call me!
A %d blogueros les gusta esto: