Una de las indemnizaciones más altas de muerte por amianto es para un autónomo

Una de las indemnizaciones más altas de muerte por amianto es para un autónomo

Un juzgado de Bilbao ha condenado a una empresa a pagar una indemnización de 449.806 euros a la familia de un trabajador autónomo que falleció por un mesotelioma contraído por su exposición al amianto durante su vida laboral.

El juzgado ha estimado parcialmente la demanda que interpuso en vida el trabajador, y las demandas de su viuda e hija, tras el fallecimiento. La empresa debe indemnizar en concepto de daños y perjuicios 114.000 euros a la viuda, 9.586 a la hija y 326.220 a los herederos del fallecido más unos intereses de 10.651 euros.

El trabajador falleció con 61 años en octubre del 2016, un año después de ser reconocida como enfermedad profesional el mesotelioma pleural que padecía y derivado de la exposición al amianto, según la sentencia que ha hecho pública la Asociación Vasca de Víctimas del Amianto. Trabajó en la empresa condenada entre 1986 y 1999 como trabajador autónomo, realizando tareas de reparación y montaje, hasta que pasó a ser contratado como trabajador fijo de la plantilla.

La empresa alegó incompetencia del juzgado, al tratarse el fallecido de un “trabajador autónomo” en el periodo que se alegan las posibles exposiciones al amianto. Sin embargo, la sentencia entiende que el “trabajador autónomo” no era tal, ya que “estaba integrado en el proceso productivo y atendiendo a las necesidades de la empresa”.

CALL NOW
+
Call me!
A %d blogueros les gusta esto: