Condenan a una clínica por mala praxis en una rinoplastia – MedsBla

 

 

Son muchas las razones que mueven a una persona a realizarse una rinoplastia. Cada vez son más los que consideran la opción de realizarse una cirugía de nariz. Ya sea porque desean mejorar el tamaño general de la misma, eliminar cualquier clase de bulto, estrechar la nariz o en su defecto mejorar su función. Esto último, con el fin de respirar mejor. Cualquiera sea el motivo, el objetivo que tiene presente un buen cirujano es darle la mejor nariz al paciente. Minimizando, a su vez, todo tipo de complicaciones. Sin embargo, ese no siempre es el caso. Ya que, se pueden obtener resultados bastantes caóticos que conducen a una fuerte insatisfacción por parte del/la paciente.

 

 

¿Qué es una Rinoplastia?

 

Cuándo utilizamos el término rinoplastia, nos referimos a una intervención quirúrgica que cumple la función de cambiar la forma de la nariz desde un punto de vista estético.

La principal motivación que tienen las personas para realizarse este procedimiento es que no les gusta la imagen de su nariz bien por que es aguileña , es demasiado ancha o esta desviada .

Cuando además debemos mejorar la respiración nasal porque el tabique nasal esta desviado el procedimiento se llama septorrinoplastia o rinoseptoplastia.

La rinoplastia es una de las intervenciones de medicina estética más demandadas en nuestro país. Pero, en ocasiones, no se obtienen los resultados esperados. Es entonces cuando hay que recurrir a la rinoplastia secundaria, que trata de corregir los resultados de una primera intervención, a la que se tuvo que someter.

 

 

¿De qué tienen que informar los médicos a los pacientes tanto en este tipo de intervención estética, así como en el resto?

 

Es fundamental que el/la profesional médico explique a él/la paciente, con la suficiente antelación, qué riesgos conlleva la realización de la intervención de cirugía estética. Esta información ha de ser verbal, días antes de la intervención. Además ha de constar así mismo por escrito mediante el documento de consentimiento informado. Hay que tener en cuenta que no solo ha de referirse a los riesgos generales de la intervención, sino también a los riesgos específicos que tiene para el paciente en concreto.

Por otro lado, se presumirá que el resultado está garantizado, cuando no se informe específicamente y por escrito al paciente de lo contrario. Es decir, de que hay posibilidades de que la intervención no tenga el resultado deseado.

Solamente conociendo toda esta información, el paciente es libre para someterse a un tratamiento que no es necesario, que solamente busca una mejora estética. Y que puede provocar, como todos lo tratamientos médicos, complicaciones graves.

 

 

Consecuencias de una rinoplastia mal hecha

 

Una mala rinoplastia puede producir consecuencias devastadoras, en algunos casos, imposibles de corregir. En primer lugar, la realización de una manera rinoplastia hace que el riesgo de complicaciones y efectos secundarios como los que acabamos de numerar se multipliquen, por lo que la probabilidad de su aparición sea mucho mayor.

Por otro lado, una rinoplastia inadecuada puede dar lugar bien a la corrección insuficiente de una deformidad, o a la corrección exagerada que producirá la deformidad contraria. Por ejemplo, un paciente que presenta una giba en el dorso de la nariz que es preciso rebajar y limar, puede presentar después de una rinoplastia mal hecha, un remanente de esa giba que aún quiera eliminar. Como consecuencia se verá obligado a pasar de nuevo por una intervención quirúrgica, denominada rinoplastia secundaria, que como ya habíamos apuntado, será esta vez técnicamente mucho más complicada que la primera cirugía.

También puede ocurrir el caso contrario, en el que la giba se rebaje más de la cuenta, dando lugar a una nariz hundida. Igualmente será necesario realizar una rinoplastia secundaria, aportando injertos de cartílago adicionales para levantar el hundimiento, lo que supone una complejidad quirúrgica grande. A esto hay que sumar, que los resultados de una rinoplastia secundaria son impredecibles, y no siempre pueden conseguir la corrección completa de todos los problemas.

 

 

Negligencias médicas en rinoplastia. Tipos de rinoplastia

 

Negligencia médica en rinoplastia estructural: la principal finalidad de esta operación es prevenir las deformidades provocadas por la retracción cicatricial y asegurar la posición de las estructuras modificadas en la intervención.

Negligencia médica en rinoplastia abierta: utiliza la vía transcolumelar para facilitar el tratamiento de la punta nasal.

Mala praxis en rinoplastia Submucosa: preserva la integridad de la mucosa nasal en el tratamiento del dorso mediante la confección de colgajos subpericóndricos.

Negligencia médica en rinoplastia de Aumento: Dentro de este tipo de rinoplastia cabe diferenciar la utilización de injertos de cartílago auricular y de cartílago costal.

Negligencias médicas en rinoplastias primarias: se da cuando el cliente se opera por primera vez, es decir, es una nariz que nunca ha sido operada.

Mala praxis médicas en rinoplastias secundarias o de Revisión: la nariz ya ha sido intervenida previamente por otro cirujano. Puede ser la tercera, cuarta, etcétera., aunque normalmente todas son denominadas secundarias.

Negligencias médicas en rinoplastias funcionales: comprende todas aquellas operaciones cuya finalidad es mejorar la respiración nasal.

Rinoseptoplastia: consiste en la corrección simultánea de las alteraciones anatómicas nasales y del septo. Es una combinación de la Rinoplastia Funcional y de la Rinoplastia Estética.

Rinoplastia Reparadora (nariz traumática): se realiza en los casos de traumatismos, heridas, etcétera.

Rinoplastia Reconstructora: se basa en la movilización de tejidos próximos o a distancia para reconstruir partes o la totalidad de la nariz.

Rinoplastia en Varones: la nariz masculina tiene sus propias características, motivo por el cual se ha diferenciado un tipo de rinoplastia femenino y uno masculino.

 

 

 

Ya por último y una vez más, comentarte que puedes contactarnos y realizar tu consulta de forma totalmente gratuita respecto a tu caso. Ya que nuestro equipo profesional te prestará la mejor atención que necesitas.

Contacta con nosotros a través de nuestras diferentes vías de contacto o bien, a través de nuestro sencillo formulario en: www.peritoshispania.es

A %d blogueros les gusta esto: